El motor es la pieza clave de nuestras depuradoras. Es el encargado de bombear el agua para que se filtre y regrese limpia. El motor impulsa el agua y de esta forma se reparten los productos químicos que se vierten para el correcto funcionamiento de la psicina.

Es un elemento esencial y necesario para disfrutar de la piscina sin riesgos y por lo tanto debemos protegerlo de agentes externos que lo puedan dañar como el agua.

Cuando en el motor de la depuradora entre agua, se producirá un cortocircuito. Antes de volver a encender tendrás que esperar a que tanto el motor como el resto de componentes se sequen por completo. Podremos dejarlos al sol secando y con unos días será suficiente. Es importante que cuando toquemos la depuradora lo hagamos en todo momento sin corriente, ya que es muy peligroso y podríamos sufrir un accidente.

Pese a que lo dejemos secar durante unos días como he mencionado anteriormente, podría suceder que se hayan producido daños más serios. Los más normales serían que los rodamientos se hayan roto o que la bomba se queme al encender otra vez el motor. Si esto sucede deberás cambiar los rodamientos o la bomba para que no vuelva a ocurrir.