Se acercan las buenas temperaturas de la primavera y querrás tener tu piscina lista para darte un baño lo antes posible. La mayoría de los propietarios de piscina reutilizan el agua de la temporada anterior en lugar de desecharla, por lo que debemos controlar el estado del agua para asegurar unas condiciones higiénicas básicas.

El principal dato a tener en cuenta para saber si el agua de tu piscina es apta para el baño, es la saturación del ácido isocianúrico. Si los niveles superan los 75 ppm, debes renovar el agua de la piscina, parcialmente para bajarlos.

Limpieza a fondo

En segundo lugar, debes revisar visualmente la piscina y todos sus elementos y accesorios y debes limpiarlos cuidadosamente con los productos adecuados. Cada accesorio, en función del material requerirá unos productos u otros. Consulta la información de cada fabricante.

Tras ello, rellena la piscina hasta el nivel adecuado en cada caso y procede a limpiar el filtro de la piscina y los circuitos de aspiración. Enjuaga bien todas las piezas tras ello para empezar la temporada con todo limpio.

Una vez hecho todo esto controla el pH del agua y añade cloro y alguicida para alargar la limpieza del agua. Recuerda hacer una revisión periódica de todos los niveles.