Los liners de PVC son materiales estancos y elásticos, fabricados a base de PVC, que se utilizan para revestir y sellar el vaso de las piscinas. Para su construcción se requiere de una losa de hormigón armado perfectamente nivelada y con una planimetría y acabado aptos para recibir el recubrimiento de vinilo.

Como todo, instalar un liner tiene sus ventajas e inconvenientes. A continuación haremos un breve repaso de sus principales características:

Ventajas de los liners de PVC

En primer lugar cumplen una función de seguridad, ya que en caso de rotura del vaso -por movimientos del terreno, como actividad sísmica, condiciones climáticas extremas o por accidente-, el agua continuará en su interior sin mayores problemas, evitando fugas y filtraciones. También, pueden suponer cierto nivel de ahorro en mano de obra frente a otros sistemas como el gresite, que suelen necesitar de una mayor atención al mantenimiento.

Inconvenientes de los liners de PVC

Los liners de PVC suelen contar con formas limitadas. Por este motivo, la construcción de la piscina queda sujeta a las mismas.

Tampoco cumplen la normativa de antideslizamiento clase 3 según el CTE (Código Técnico de la Edificación). Junto a ello, pueden sufrir rápida corrosión en función del tipo de ambiente en el que se encuentre la instalación.