En este artículo vamos a hablaros de los bordes o contornos para piscinas más utilizados en la actualidad y sus diferentes características tanto técnicas como estéticas. Y es que la coronación de la piscina no sólo aporta valor estético a la misma sino que también es determinante en el ámbito de la seguridad. En este sentido, es fundamental que este borde no sólo nos cuadre estéticamente. Debemos tener en cuenta otros aspectos como su impermeabilidad, capacidad antideslizante, resistencia a la intemperie y diferentes temperaturas, mantenimiento o pérdidas de tonalidad.

No obstante, y a pesar de que dependiendo del tipo de borde también encontraremos diferentes calidades disponibles, estos son los bordes para piscina más generalizados en el mercado actual:

Piedra natural. Su principal característica es que se trata de piedras sacadas directamente de la naturaleza y por eso cada vez existe mayor dificultad para encontrarlas lo que se traduce en un elevado coste. Eso sí­, su atractivo estético no es cuestionable y en general sus estándares de calidad son muy elevados.

Piedra natural reconstruida. La mayoría de las veces su resultado es tan bueno que se puede confundir con piedra natural. La ventaja es que estamos ante procesos más industrializados y, al tener una producción más elevada, cuenta con mejores precios. En algunos casos el cliente también se decanta por utilizar piedra natural reconstruida para la coronación y natural para la continuación. En definitiva, no deja de ser piedra natural que se trata a través de diferentes procesos artificiales de descomposición, tratamiento y tintado.

Piedra artificial. Estos bordes son realizados directamente en la propia obra en el momento de la construcción. De esta manera, la mezcla del material y la forma elegida por el cliente se realiza in situ. Aquí­ hay que dar mucha importancia a las juntas de dilatación para que éstas puedan soportar sin ningún problema posibles movimientos de terreno o inclemencias del tiempo.

Hormigón impreso. Estos tipo de material, que también se utiliza muchísimo en las zonas de continuación, también y, al igual que en el caso de la piedra artificial, se coloca en el momento de la construcción.

Gres porcelánico. Entre las ventajas de este tipo de material destacan sus grandes posibilidades de diseño y su resistencia. Es posible encontrarse el mismo modelo de gres porcelánico, pero con distintas capacidades antideslizantes.

Madera. Podemos encontrar desde madera natural, tratada para uso en exteriores, y madera sintética o tecnológica con diseños muy realistas. Lógicamente necesitará de más mantenimiento y más teniendo en cuenta los productos químicos que se utilizan en la piscina y que están en contacto con ella.

Ante todas estas posibilidades, resulta de vital importancia dejarnos aconsejar por especialistas que estudien nuestra idea y nos den diferentes alternativas. No lo dudes y contáctanos porque en PoolPlay contamos con los mejores profesionales del sector en la reforma y construcción de piscinas.