Como todo proyecto importante, a la hora de construir tu piscina tienes que tener ciertas cosas presentes para asegurarte de que obtienes el resultado deseado y sin complicaciones. Además de escuchar ciertos consejos, es importante realizar algunos trámites con las administraciones para cerciorarse de que tienes todos los permisos en regla.

Así pues, en primer lugar se debe presentar un proyecto técnico de la piscina en el Ayuntamiento. Esto nos conseguirá la licencia municipal de obra, indispensable para poder ponerse manos a la obra. Los requerimientos varían dependiendo de cada municipio, pero todos contemplan que el terreno sea legalmente edificable y que las distancias de la piscina al linde vecinal sean las adecuadas.

 

Emplazamiento de la piscina

Una vez realizados los trámites, toca decidir el emplazamiento y distribución dentro de la parcela. Se recomienda orientarla hacia el sur, en el lugar en el que dé más el sol a lo largo del año, incluso en verano. Y es que siempre es agradable una exposición solar tras el baño.

Eso sí, si tienes pensado instalar un trampolín, intenta ubicarlo de manera que se evite que el sol deslumbre de frente. Un buen lugar es el lado sur, con el trampolín mirando hacia el norte.

Si quieres lanzarte con el proyecto, no dudes en contactar con POOLPLAY. Tenemos mucha experiencia en la construcción de piscinas.