De hace unos años a esta parte, el pádel se ha convertido en un deporte de moda. Por este motivo, en todas las ciudades ha visto crecido la construcción de pistas deportivas adecuadas a esta práctica, caracterizadas por un área de juego rectangular de 10 metros de ancho por 20 metros de largo (medidas interiores) y unos cerramientos de cristal elaborados con materiales que permiten un rebote regular de la pelota.

Con esto, y una pareja con la que compartir afición, podríamos empezar a jugar una emocionante partida no sin antes seguir algunos de los consejos que hemos recopilado para ser un as en la cancha:

    Hazte con un buen equipo deportivo tanto en calzado como en vestimenta. Las zapatillas se deben adecuar al tipo de pista en el que se vaya a jugar. Normalmente la construcción de pistas de pádel se hacen con hierba sintética por lo que debería llevarse una suela capaz de adaptarse perfectamente a este tipo de pavimento. Por otro lado, se aconseja usar un pantalón con bolsillos para poder guardar las pelotas ya que el juego es rápido y deben tenerse a mano.

    Protege muy bien tus articulaciones, para ello puedes realizar ejercicios para fortalecer las rodillas y sobre todo calentar antes de empezar a jugar.

    Mantén una buena posición en pista, es decir, un paso detrás de la línea de fondo y a dos de la lateral. Si optas por colocarte cerca de la red, se debe estar aproximadamente a dos metros de distancia porque con un par de pasos hacia atrás puedes alcanzar sin problemas los globos y acercarte a la red para atacar una volea.

    Al jugar generalmente en pareja es muy importante que os complementéis a la perfección, sólo de esta manera alcanzaréis un buen nivel de juego. Habla con tu pareja antes de cada partido para marcar una estrategia.

    En cuanto a los golpes, el más sencillo es el golpe plano. Este tipo de movimiento se consigue colocando la raqueta en perpendicular al suelo y golpeando la bola justo por detrás. Además, se aconseja golpear la pelota teniendo el cuerpo parado, es decir, sin estar moviéndonos. Para ello, debemos ser muy rápidos y llegar a la bola con tiempo suficiente para pararnos y golpearla.

    El saque debe hacerse siempre en diagonal, picando la pelota y luego pegándole siempre desde abajo hacia arriba.

    Después de haberte movido de tu puesto para devolver una pelota, trata de retornar al lugar de origen. De este modo, tendrás un mayor control del juego.

En PoolPlay te hemos dado algunos consejos para practicar este deporte ya que somos especialistas en la construcción de pistas de pádel. Un servicio más que añadimos a la construcción de pistas deportivas en Valencia y también a la reforma y construcción de piscinas. Consulta a nuestros profesionales porque ellos te aconsejaran en cada uno de estos campos.