MANTENIMIENTO DE PISCINAS:

Ahora que la temporada estival ha tocado a su fin, muchos se desentienden del cuidado de su piscina pero, sin embargo, es justo ahora cuando debemos estar atentos y asegurarnos de su correcto mantenimiento de cara al próximo verano.
Existen algunas técnicas para mantener la piscina limpia todo el año. Se puede vaciar, limpiar y después volver a llenar o depurar el agua permanentemente. No obstante, existe otro tipo de mantenimiento de piscinas más barato conocido como hibernación y cuyo procedimiento es sumamente sencillo.

Desde PoolPlay te explicamos en qué consisten este método y te damos una serie de consejos prácticos para que puedas llevarlo a cabo de manera correcta:

  • Comprueba que los sistemas de filtrado están en perfecto estado.
  • Siempre se recomienda dejar llenas de agua las piscinas para invernar. Ventajas: el agua contrarresta la presión que la tierra colindante ejerce sobre la piscina y, por otra parte, la piscina llena está menos expuesta a las inclemencias del tiempo. Además, esto hará que el revestimiento no sufra daños si caen objetos pesados.
  • En el caso de que tu piscina cuente con una cubierta, su mantenimiento es más sencillo aunque esto no significa que no lo necesite. Es imprescindible aclarar la cubierta con agua de forma regular para quitarle el polvo y evitar deterioros. Cuando lleves a cabo esta operación, es importante que vayas aclarando el producto de limpieza a medida que vas limpiando para no dejar manchas. Los mejores días para limpiar la cubierta es cuando no hace mucho sol.
  • Si se va conservar el agua para la siguiente temporada, y la piscina no está cubierta, se aconseja utilizar un floculante líquido y pasar mensualmente un limpiafondos manual para evitar un exceso de suciedad en el fondo. El floculante permite eliminar las partículas que enturbian el agua y que en muchas ocasiones son tan pequeñas que los filtros no pueden retener. Lo que hace este tipo de producto es aglutinar estas partículas hasta que son grandes y se pueden capturar en los filtros.
  • Para la conservación del agua durante el invierno se puede optar por uno de los siguientes métodos:
    1. Seguir desinfectando con cloro: Siempre hay que tener en cuenta que la cantidad de cloro debe ser inferior a la utilizada durante los meses de verano. Realizar un tratamiento desinfectante con algicidas dos veces a lo largo del invierno, principalmente si existe vegetación en la parcela donde se ubica la piscina. El primer tratamiento debe realizarse al terminar la temporada y el segundo hacia el mes de febrero. Los valores del PH del agua se deben mantener entre el 7,0 y el 7,6 para evitar las algas y que la piel pueda sufrir posteriores irritaciones.
    2. Utilizar un producto especial para el invernaje: Estos productos ofrecen mayores ventajas ya que desde el primer momento impiden que la cal se precipite y se formen algas, con lo que la limpieza de primavera resultará mucho más fácil y menos costosa. Seguidamente os detallamos los pasos a seguir.
  • Analizar el PH del agua y en caso necesario ajustarlo entre 7,0 y 7,6.
  • Realizar una cloración de choque con cloro con el sistema de circulación en funcionamiento para evitar que también invernen las suciedades que haya en el agua.
  • Si no se va a utilizar el sistema de filtración, con el sistema parado hacer descender el nivel del agua por debajo de los inyectores.
  • Verter en distintos puntos de la piscina la dosis adecuada de invernador.
  • Repetir la dosis según las indicaciones del fabricante cada 3 o 6 meses.
Recuerda que en PoolPlay estamos a tu disposición para resolverte cualquier duda o hacerte un presupuesto a medida. Nuestra experiencia como expertos en la construcción de piscinas nos avala.