DEPORTE Y AGUA, LA COMBINACIÓN PERFECTA.

Como punto principal, hacer ejercicio en el agua duplica la eficacia del entrenamiento. Haciendo una hora de ejercicio en la piscina es posible quemar hasta 1.000 calorías y a la vez tonificamos los músculos en un menor tiempo. La razón fundamental se encuentra en la resistencia extra a la que se enfrenta el cuerpo por la acción del agua, que potencia sobre todo el trabajo de la zona abdominal. A pesar de esta mayor resistencia, hacer deporte en el agua supone reducir el impacto en músculos y articulaciones, teniendo menor riesgo de lesiones. La reducción del peso del cuerpo en casi un 80% permite que tengamos mayor libertad de movimientos, éstos mismos fuera del agua podrían lesionarnos.

Para aprovechar al máximo los resultados del entrenamiento, desde Poolplay queremos recomendarte la siguiente rutina: alternar 2 sesiones a la semana de actividades en piscina con 1 hora de entrenamiento de fuerza y otras 2 horas de cardio. Si seguimos este plan, podremos ganar resistencia y alcanzar un tono muscular saludable, quemando la mayor cantidad posible de calorías, a medio y largo plazo, por todo esto podemos decir que deporte y agua son la combinación perfecta, y en poolplay podemos asesorarte con el mejor artículo que se adapte a tus necesidades.