Si ya en alguna ocasión hemos hablado de los beneficios que ofrecen las cubiertas para piscinas, estos son aún mayores si lo que hacemos en instalar una estructura permanente que la cubra. En las siguientes líneas desgranamos en profundidad todas las ventajas que tiene cubrir la piscina.

Cubrir al piscina para alargar la temporada de baño

Las ventajas de cubrir la piscina son muchas. La principal y más evidente es que permite alargar la temporada de baño. Y es que la cobertura aumenta la temperatura del agua entre 12 y 8º C.
Además, ayuda a ahorrar en mantenimiento y productos químicos. Impide que entren hojas, arena, piedras, o cualquier otro elemento de suciedad proveniente del jardín o relacionado con la polución medioambiental. La cubierta frena físicamente el paso de microorganismos que caen con la lluvia, y que deterioran rápidamente el estado y el pH del agua.
Asimismo, su recubrimiento de placas de policarbonato celular con protección contra los rayos ultravioleta también detiene el desarrollo y la proliferación de pequeños organismos celulares.
Esto se traduce en una menor inversión en productos de piscina como cloro, antialgas…
Por otro lado, cubrir la piscina, junto con el recinto que se crea alrededor, es una excelente y efectiva medida de seguridad en familias con niños y mascotas.