Desinfectar el agua con luz ultravioleta es un complemento ideal al filtrado y permite mantener el agua de la piscina en perfecto estado sin usar agentes químicos. Acaba así con la producción de cloraminas, que no sólo producen irritación y picor en los bañistas sino también un fuerte olor a cloro.

Este método permite pues, no sólo decir adiós a productos químicos para mantener la salubridad del agua, también hacerlo totalmente sencillo para el usuario -el sistema funciona de manera automática y es muy fácil de instalar-.

¿Cómo funciona?

El agua, una vez filtrada, llega a una cámara estanca. Esta cámara cuenta con el equipo de radiación ultravioleta. Una vez allí, es irradiada con la luz ultravioleta. Con el resultado, se altera el ADN de los microorganismos presentes en el agua, matándolos e impidiendo que se reproduzcan.

¿Qué es la luz ultravioleta?

La luz ultravioleta es una forma de radiación que se puede encontrar en la luz natural. La radiación UV de onda corta (200-280nm) tiene gran capacidad germicida. Es decir, elimina de manera eficaz bacterias y otros microorganismos.

Dar el paso y dejar atrás los químicos es muy fácil con POOLPLAY. Contacta con nosotros y te informamos de cómo instalar este sistema en tu piscina.