Mantener el césped artificial es sencillo, no vamos a engañar nadie. Pero tampoco significa que todo consista en instalarlo y olvidarse de él. De hecho, se recomienda seguir unos mínimos cuidados de mantenimiento, sobre todo para asegurarnos de que permanece erguido, conserva su color verde como el primer día y no genera montículos que alteren la lisa superficie.

Sí, el césped artificial también se riega

Aunque a muchos les pueda sonar extraño, el césped artificial también se riega. Y es que con un manguerazo conseguimos eliminar el polvo y la suciedad que pueda haber quedado depositada él.

En los meses más calurosos también sirve para humedecer el relleno de arena y por tanto, bajar considerablemente la temperatura del césped sintético y favorecer que la superficie sea lisa.

Cepillar y reponer la arena

Otro de los cuidados que no pueden faltar es el cepillado. También ayuda a nivelar la superficie, pero sobre todo es necesario para mantener erguidos los filamentos. Se recomienda hacerlo sobre todo en las zonas más transitadas.

Cada cierto tiempo también es necesario reponer la arena. Verter cierta cantidad de arena de sílice reafirma la superficie y permite reponer la que se pierde por causa de la actividad y de la acción del viento.