Para poder jugar a tenis necesitas una superficie rectangular y lisa que puede estar recubierta con diferentes tipos de materiales. Según la superficie elegida obtendremos un bote distinto de la pelota. Además, es de utilidad saber que las superficies duras resultan menos sensibles al mal tiempo.

Principalmente las superficies se dividen en:

  1. Pistas de tenis lentas: En ellas la pelota bota más alto y más lento, por ello los puntos de los jugadores en pistas lentas son más largos. ejemplo:
    • Pista de tenis de tierra batida: Pista suave, de cuidado diario. Es la más demandada para clubs de tenis.
  2. Pistas de tenis rápidas: Los botes son más bajos y veloces, por lo tanto, en este caso los puntos son más breves. Ejemplos: 
    • Pistas de tenis de hormigón poroso: Pista dura, de juego rápido, que apenas necesita mantenimiento, aconsejada para comunidades de vecinos.
    • Pistas de tenis de resina sintética: Pista semidura, de juego rápido, que no necesita mantenimiento y ofrece una gran experiencia de juego. Es ideal para pistas públicas o clubs.
    • Pistas de tenis de césped artificial: Pista suave, de juego muy rápido, y necesita mantenimiento anual. Es la opción de quienes quieren practicar el juego rápido en una pista de textura suave.

Sea cual sea tu elección, en Poolplay disponemos de los mejores operarios capaces de hacer un diagnóstico de su instalación dándole solución a cualquier problema.