Cuando hablamos de revestimientos para muros y paredes existen múltiples opciones. La decisión depende de diversos factores, siendo el estético uno de los principales.

Eso sí, el exterior no es sólo la cara visible de la casa, también es el elemento protector ante las inclemencias del tiempo. Estando en constante exposición al sol, al viento o la lluvia, es realmente importante la elección de revestimiento, más allá del gusto personal.

Opciones para el revestimiento

Pétreos y calizos: Cementos, cales, yesos… Estos materiales crean pastas o macillas que ofrecen gran variedad de texturas y acabados. Esto ocurre en parte gracias a que son fácilmente tratables con pinturas, protectores, selladores e impermeabilizantes.

Cerámicos: Son una gran opción, ya que requieren poco mantenimiento y se limpian fácilmente. Ofrecen aislamiento térmico y acústico, resisten muy bien el agua, la humedad, las manchas… Existen diversas gamas, siendo el gres porcelánico una de las más exclusivas.

Piedra: Aportan gran solidez y elegancia a la construcción, además de excelente aislamiento. También existen opciones más económicas como la piedra artificial. Es más liviana y proporciona un acabado similar, imitando forma, color y textura de una piedra natural.

Ligeros, paneles y más: Son revestimientos ligeros de varios materiales tales como aluminio, plástico, acero inoxidable, vidrio, madera, etc. Generalmente vienen en placas o paneles fácilmente instalables.

Consulta con nuestros expertos para saber cuáles son los que mejor se adaptan a tus necesidades.