Hoy queremos dedicar la entrada semanal en nuestro blog a hablar de piscinas de película. No de películas de piscinas, que de esas hay unas cuantas,  y no todas memorables –se nos puede venir a la mente alguna dudosa comedia de Esteso-, sino de piscinas increíbles que podrían ser dignas de cualquier superproducción cinematográfica.

Características

Queremos, más que en casos particulares, centrarnos en algunos rasgos que hacen que una piscina nos llame poderosamente la atención.

  • Formas suaves y curvas: aquel que busca exclusividad, lo primero que trata es de desmarcarse de diseños convencionales, como la típica piscina rectangular o la habitual forma circular que tienen las prefabricadas. Círculos concatenados, curvas o formas poligonales complejas crean diseños muy atractivos a la vista.
  • Accesorios: un trampolín, escaleras integradas en la construcción, una rampa para entrada gradual en la piscina… Son pequeños detalles que mejoran la experiencia.
  • Infinity pool: para aquellos que no sean familiares con el término, se llama así -‘piscina infinita’ en castellano- a las piscinas que tienen un borde diluido y en altura que crea un efecto visual, de ahí el nombre. En realidad, el borde termina en un vierteaguas que se encuentra por debajo del nivel del agua de la piscina. La más célebre es la Singapur Infinity Pool, en las alturas de la metrópolis asiática. Son un ‘spin off’ de las piscinas elevadas, de las que hemos hablado en alguna ocasión, y que son sin duda muy vistosas.
  • Luces LED: aportan un ‘look’ muy especial, especialmente durante la noche.