En este post te daremos todos los detalles que deberías tener en cuenta si estás pensando en instalar una piscina en la azotea.

  • Escoger el tipo de piscina apropiado

En primer lugar debemos de saber que el  suelo de la azotea deberá soportar tanto el peso del agua como el peso de la propia construcción, así que para evitar daños que puedan poner en peligro la estructura del edificio tienes que elegir la piscina adecuada,.

Desde Poolplay creemos que la mejor opción son las piscinas de acero inoxidable, gracias a lo ligero y resistente que es este material, convirtiéndolo en el idoneo.

  • Impermeabilizar la azotea

Es muy importante que nos aseguremos de que nuestra piscina no sufra riesgos de escapes y fugas, para ello, debes garantizar la impermeabilización y la estanquidad del espacio. Para ello, puedes elegir planchas de hormigón revestidas de gresite o planchas de poliéster. Además, también puedes optar por escoger planchas de acero y revestirlas con liner de PVC.

  • Aislar la piscina para evitar vibraciones y ruidos.

En primer lugar, debemos informar al resto de vecinos de la posible construcción de la piscina para evitar problemas posteriores. Aún así, hay de tener en cuenta que los  ruidos que produzcamos al bañarnos podrían ser molestos para nuestros vecinos, para evitar este suceso deberíamos colocar una suspensión elástica en la piscina. Esta plancha elástica se pone en el forjado y tiene que cubrir toda la superficie que ocupará el vaso, tanto los laterales como la zona del suelo.