Elegir pavimentos exteriores que resulten duraderos y de calidad requiere una investigación previa que puede resultar decisiva. Hay varias opciones en el mercado ahora mismo que van más allá de la parte estética de la elección y se centran en la parte más funcional o técnica de la instalación.

Soluciones para suelos y pavimentos exteriores

La cerámica es una de las opciones más utilizadas para los pavimentos de exterior más duraderos. Además, cuenta con la ventaja de que resulta muy fácil de mantener y de limpiar y es muy resistente a cualquier cambio de temperatura porque se adapta a las distintas estaciones.

Se puede colocar como suelo de barro, que aporta un aire rústico al exterior y más artesanal; como gres porcelánico, que es muy resistente a los rayados y muy duradero; o el gres convencional, que es más barato, pero, al ser más fino, también es menos resistente.

La madera es una posibilidad que por su belleza resulta altamente atractiva, aunque es importante elegir un tipo de madera más tropical que se adapte a las inclemencias del clima. Además, precisa de una subestructura para evitar humedades o goteras en el futuro.

La piedra natural es ideal para los jardines con piscinas, pues resulta muy resistente y absorbe bien el
agua, es un material muy estético y muy duradero.