Cualquier tema que involucre a los más pequeños es ya de por sí delicado, más todavía si hablamos de zonas de juego o de recreo. A día de hoy existen muchas soluciones para pavimentos de zonas infantiles. Todas ellas tienen como principal objetivo garantizar la máxima seguridad.

Más allá de la prevención, es importante decir que no descuidan otras prestaciones. Así, existe una gran variedad de diseños, muy atractivos, con materiales fáciles de limpiar y que evitan la acumulación de agua.

Seguridad y normativa

Proteger de las caídas, evitar resbalones… Lo fundamental es crear un entorno de juego seguro para los niños.

Es importante recordar que existe una normativa europea que regula este tipo de instalaciones, además de la correspondiente normativa municipal de cada localidad. En concreto, la legislación de la UE regula espacios en los que haya columpios o elementos que puedan provocar caídas de más de un metro.

Las propiedades amortiguadoras que deben cumplir los suelos están recogidas en la normativa europea para suelos de parques infantiles, que se basan en el  sistema de tests HIC (Head Injury Critery).

Para conocer los materiales que más se adaptan a cada área infantil y asegurarte de que el área cumple con la normativa, puedes consultar con los especialistas de POOLPLAY.