Con la llegada del verano y las vacaciones escolares, la piscina se convierte en uno de los lugares de disfrute para los más pequeños. Sin embargo, es un espacio de ocio que no está exento de riesgos y posibles incidentes. Según el Informe Mundial sobre Prevención de Lesiones en Niños, elaborado por la Organización Mundial de la Salud, en la mayoría de países los ahogamientos son una de las 3 principales causas de lesiones no intencionales, registrándose las mayores tasas en menores de 5 años.

En nuestro país existen más de un millón de piscinas residenciales y los expertos aseguran que un menor puede ahogarse en menos de 3 minutos en tan solo 20 centímetros de agua, sin que sus padres se percaten del accidente.

Por ello, desde PoolPlay lanzamos estos consejos de seguridad infantil que los padres deben tener en cuenta a la hora de tomar el baño con los más pequeños:

– El niño no debe bañarse nunca solo, siempre tiene que estar controlado por un adulto.

– Antes de entrar en la piscina y si el niño no sabe nadar, se deben usar manguitos o chaleco.

– No lanzarse de cabeza en la parte menos honda, pueden darse un golpe fuerte en la cabeza y hacerse daño.

– Cuidado con los juegos o carreras cerca de los bordillos, toboganes o escaleras. Resbalan mucho y pueden caer.

– Después de comer, hay que esperar un rato para tomar el baño de manera que se haga correctamente la digestión.

– Entrar siempre despacio en la piscina para evitar cortes de digestión.

– Recoger los juguetes dentro del agua para evitar que otro niño salte a por ellos y pueda tener un accidente.

– Fomentar la natación en los más pequeños de manera que puedan defenderse ellos solos en el agua.

– Las vallas o cubiertas de piscina están para proteger. No se deben abrir sin el permiso de un adulto.