Las jornadas en la piscina durante los meses de verano son mucho más amplias: niños y niñas que pasan las horas jugando y disfrutando del agua. Para evitar accidentes, debemos extremar precauciones con los niños en la piscina y desde PoolPlay os vamos a recordar cuáles son las recomendaciones más importantes a tener en cuenta.

“Solo han sido unos segundos” es la frase que podemos escuchar en las noticias relacionadas con los accidentes de niños y niñas de corta edad en piscinas. Pero debemos saber que unos segundos es el tiempo suficiente para que tengamos que lamentar un accidente de este tipo.

Por lo tanto, la regla número 1 es no perder de vista ni un segundo a los menores que estén a nuestro cargo. Independientemente de las medidas de seguridad que lleve, como manguitos, planchas, flotadores…no debemos dejar de estar pendientes de ellos.

Tanto si están dentro del agua, como si están jugando fuera de ella, en los alrededores de la piscina, debemos tener la misma precaución ya que, corren saltan y pueden resbalar y caer el agua, o darse un golpe en el bordillo.

Debemos extremar la precaución también con los juegos que consisten en mantener la respiración bajo el agua, los saltos o los empujones hacia el agua. Si en la piscina hay tobogán o trampolín, siempre debemos acompañar a los menores para asegurarnos que los utilizan de uno en uno y no caen encima de otras personas.

No debes confiarte por el hecho de que el menor a tu cargo sepa nadar, saber nadar no está reñido con tener algún problema. Eso sí, intenta que aprendan a nadar pronto y evita que cojan miedo al agua, esto hará que puedan llegar a defenderse solos antes.