Las luces LED permiten ahorros de hasta el 85% en consumo eléctrico. Es una de las principales ventajas de este tipo de iluminación, cada vez mejor opción para exteriores como piscinas o jardines.

Aún así, no es el único motivo para decidirse por el LED. También se trata de una tecnología que mejora de forma constante con el paso del tiempo, ofrece una fiabilidad muy alta y una vida útil mucho mayor que otras opciones.

Piscinas y jardines de película con LED

Cada vez existen más variedades de luz LED: fría, semicálida, cálida, RGB o de colores. Esto abre la puerta a múltiples vías en materia decorativa, dando la posibilidad de crear espacios que serían dignos de cualquier película de Holywood.

En cuanto a su uso en piscinas, las luces subacuáticas son las reinas de la fiesta. Se instalan directamente en el interior del vaso de la piscina, sumergidas. La proyección de estas en la superficie del agua crea un auténtico espectáculo visual, especialmente en horas nocturnas o crepusculares.

En jardines el abanico de opciones se abre incluso más, pudiendo optar por luces LED a ras de suelo, proyección en muros o simplemente focos de corte más convencional con funciones de iluminación.