Todas las piscinas deben tener un buen sistema de filtración para mantener en óptimas condiciones el agua, es decir, libre de algas y bacterias. El objetivo de una buena filtración es devolver el agua limpia a la piscina, completando el ciclo que conlleva el paso de toda la cantidad de agua de la piscina a través del filtro. La duración  del mismo dependerá del tamaño de la piscina, de la potencia de la bomba y de la capacidad del filtro que se utilice.

En ello tiene mucho que ver el filtro que actúa como mecanismo principal de limpieza ya que es el que aporta transparencia y hace que el baño resulte agradable. También juega un papel muy importante la bomba que facilita mucho la limpieza ya que la mayoría son autocebantes, lo que significa que, al ponerlas en marcha, ellas mismas se llenarán de agua sin la ayuda del usuario. Es el motor de la instalación y debe calcularse siempre dependiendo del volumen de agua a aspirar y el tamaño del filtro. La mayoría de filtros son de arena aunque existen otros medios filtrantes, con vidrio o zeolitas, que utilizan varias fuerzas para atrapar las sustancias suspendidas en el agua de la piscina. De esta manera, las propias partículas de la arena son capaces de atrapar las impurezas que sobran en el agua. La mayoría de las impurezas son retenidas en el llamado lecho filtrante. El lecho filtrante puede ser arena de silex o vidrio especial reciclado que está en auge debido a su mejor rendimiento en el filtro.

Hay que tener en cuenta la velocidad de filtración como factor muy importante, por ello si la bomba tiene un caudal superior al indicado, el agua pasará demasiado deprisa por el filtro y se minimizará el efecto de la sedimentación. En la mayoría de filtros, se establece una velocidad de filtración óptima de entre 20-30 m/s. Por esto es tan importarte el cálculo de los equipos filtro y bomba acordes y dimensionarlos en función de cada piscina.

También es importante el sentido del agua durante la filtración. Debe de ser de arriba hacia abajo, es decir, el agua que proviene de la piscina entra por la parte superior, discurre por el filtro, las sustancias suspendidas quedan atrapadas por algunas de las fuerzas que hemos comentado anteriormente y el agua abandona el filtro con menos sustancias.

Pero lo mejor es acudir a un especialista que aconseje sobre los mejores mecanismos y productos para una buena filtración. En PoolPlay somos especialistas en la construcción de piscinas y mantenimiento de instalaciones. Contamos con los últimos productos y sistemas de filtración para mantener las instalaciones limpias durante todo el año. Consúltanos.