En el post anterior hablamos sobre la aparición de cal en las piscinas, la cual puede llegar a aparecer por no tener unos niveles de pH adecuados.En esta entrada explicaremos la importancia de regular el pH de tu piscina.

El pH tiene que estar siempre entre 7,2 y 7,6. Tienes que hacer una medición cada semana para verificar que se encuentra entre estos dos valores.

Con el pH del agua se pueden dar 3 escenarios diferentes que desgranamos de manera detallada a continuación. ¡No pierdas detalle! 

  1. EL NIVEL DE PH ES ADECUADO: Sería perfecto, en este caso no tenemos nada más que hacer.
  2. EL NIVEL DE PH ESTÁ POR ENCIMA DE 7,6: Normalmente se debe a un descenso del nivel del agua, exceso de bañistas, disminución del cloro. Solución: La solución es sencilla, hay que bajar el nivel de pH con el producto adecuado, en este caso o minorador de pH.
  3. EL NIVEL DE PH ESTÁ POR DEBAJO DE 7,2 : Viene a ser que el agua es demasiado ácida, esto puede ser causa de la utilización de cloros sólidos a una tormenta veraniega sobre nuestra psicina. Solución: Lo puedes solucionar añadiendo incrementador de ph, hasta que el nivel de pH del agua sea el adecuado.