Hay muchos tipos de pavimento para exteriores pero no todos son iguales ni tienen las mismas prestaciones así que, dependiendo del que utilicemos, el resultado final puede ser muy distinto. En PoolPlay trabajamos con distintos pavimentos, todos ellos de gran calidad, aunque en este caso vamos a centrarnos en las opciones del gres porcelánico, que permite diseñar entornos exclusivos y necesita poco mantenimiento.

El gres porcelánico para exteriores permite incluso reproducir la naturaleza y aproximarse, más que ningún otro producto cerámico, a la idea que tenemos de una roca o piedra natural.  Es por este motivo que permite recrear diferentes estilos, desde el más clásico al más minimalista pasando por otros como el ibicenco o provenzal. Con esta amplia gama, es fácil que cada cliente encuentre el estilo con el que se sienta más identificado y cómodo.

Gres porcelánico para exteriores: la mejor manera de crear un entorno exclusivo

Además de lo sencillo que resulta armonizar el gres porcelánico con los diferentes espacios, hay que tener en cuenta otro factor que lo hace todavía más deseable y atractivo: su fácil limpieza.

El gres porcelánico requiere un mínimo esfuerzo para que luzca de manera impecable. Prácticamente no requiere limpieza y no es susceptible de formaciones microbianas. No le afectan las radiaciones solares, el contacto con el agua, los productos químicos ni las variaciones climáticas. Es como se suele decir ‘para toda la vida’ ya que no cambia de color ni se rompe. Además, aporta una gran seguridad al entorno ya que es antideslizante.

Desde PoolPlay trabajamos con los proveedores de gres porcelánico para exteriores más punteros del sector. Y siempre, como especialistas en la construcción de piscinas de uso tanto residencial como público, aconsejamos a nuestros clientes la utilización de este material tanto para el interior como el exterior de la propia piscina.