Las bajas temperaturas están a la vuelta de la esquina y la temporada estival ya ha llegado a su fin por lo que es tiempo de pensar qué hacer para cuidar y proteger la piscina durante todo el otoño e invierno. Porque una cosa está clara, previniendo a tiempo, podemos llegar a primavera con un agua en óptimas condiciones para el baño y, lo que es más importante, ahorrando dinero en una buena puesta a punto.

En el mercado existen diferentes formas y modelos de cobertores que nos permiten olvidarnos del agua por completo hasta el año siguiente. A continuación, te mostramos algunos ejemplos de cubiertas para piscinas para que puedas elegir el que mejor se acople a tus necesidades:

Cubiertas de invierno: Este tipo de cobertor protege la piscina de suciedad, heladas y caídas de niños o animales de compañía. Mantiene la calidad del agua protegiéndola de la suciedad exterior e impidiendo que los rayos solares la descompongan con un importante ahorro en productos químicos. Se acopla estéticamente al entorno ya que está disponible en color azul y crema, azul y negro y verde y crema.

Cubierta de invierno sin obras: Son muy fáciles de instalar ya que se colocan manualmente encima de la superficie, colocándose alrededor del mismo unos tubos de agua que harán las funciones de sujeción para evitar la entrada de rayos UV y escombros.

Cubiertas solares/isotérmicos: Son un gran apoyo a cualquier sistema de calefacción y suponen un gran ahorro en coste energético. Su eficacia radica en evitar el contacto directo del agua con el aire de manera que se ahorra en agua y en productos químicos. Incluso son capaces de aumentar la temperatura del agua lo que ayuda a prolongar la temporada de baño en aquellas piscinas que todavía no tienen un sistema de calefacción incorporado.

Cubiertas automáticas de lamas: Para quienes quieren revalorizar su piscina, resultan una inversión muy beneficiosa ya que pueden utilizarse durante todo el año. Tanto en invierno como para mantener una temperatura idónea en la temporada de verano, incluso ésta puede aumentarse con las nuevas lamas de policarbonato. Te permite abrirla y cerrarla tan sólo pulsando un botón y su estética es sorprendente.

Como siempre, desde PoolPlay estaremos encantados de aconsejarte el cobertor que mejor se adecue a tus necesidades asegurándote el mantenimiento de la piscina durante la temporada baja.