Desde PoolPlay vamos a darte algunas pautas y consejos que debes tener en cuenta si quieres
instalar una piscina en tu azotea sin causar ningún daño o inconveniente al resto de las
instalaciones.

La primera medida que tenemos que tener en cuenta es que la azotea debe soportar el peso
de la estructura que vamos a instalar y el agua que va a contener, por lo que elegir el modelo
correcto será el primer paso. La elección de una estructura que no sea muy pesada es lo más
correcto.

Como especialistas te recomendamos seleccionar una piscina de material más ligero como el
acero inoxidable. Si tu idea es instalar una piscina de un material más pesado, te
recomendamos hacer un estudio previo de la estructura para conocer la estabilidad de la
misma.

La impermeabilización de la azotea es la segunda recomendación que podemos darte, de esta
forma podrás evitar escapes de agua que puedan causar humedades.

Para poder disfrutar de la piscina en la azotea de forma cómoda y segura, también te
recomendamos que aísles la piscina para evitar ruidos y vibraciones que se pueden producir a
la hora del baño y que pueden ser molestos para los vecinos. Podemos evitar estas molestias
con la instalación de plancha elástica que se instala en el forjado de la piscina, ocupando todo
el vaso de la misma.

También te recomendamos que informes a todos los vecinos de que quieres construir una
piscina en la azotea para evitar sorpresas o problemas posteriores.