En esta entrada de nuestro blog queremos hablaros sobre las incrustaciones de cal, las cuales son muy antiestéticas ya que aparecen en la piscina y son claramente diferenciables a simple vista. Lo normal es que se presenten en paredes, duchas y escaleras. Son una especie de manchas de color blanco ásperas y rugosas.

  • La principal causa de la aparición de este problema es un alto contenido de cal en el agua de la piscina,  favoreciendo que se formen estas incrustaciones. No obstante, no es la única causa posible de su aparición.  
  • Otra causa puede ser por tener el pH excesivamente elevado en tu piscina favorece la aparición de cal, por lo que deberías mantener el nivel de pH de tu piscina entre 7,2 y 7,6. 

Un tratamiento preventivo muy eficaz es instalar en tu piscina un descalcificador doméstico en la entrada de agua de tu vivienda, o un descalcificador industrial si hablamos de comunidades de propietarios o negocios.

Si ya han aparecido estas manchas, el primer paso sería regular el nivel de pH del agua a los niveles mencionados anteriormente. A continuación deberemos poner un anticalcáreo, con una dosis aproximadamente de 5 litros por cada 100 m3 de agua de piscina.