Últimamente hay un interés creciente en buscar alternativas al cloro en la piscina. El uso de cloro puede ocasionar algunos trastornos indeseables para la salud como los siguientes:

 Ojos rojos
 Irritación de la piel
 Olor característico
 Envejecimiento de las telas expuestas al agua de la piscina

Alternativas al cloro: luz ultravioleta o electrólisis salina

Los tratamientos de desinfección con luz ultravioleta están popularizándose mucho porque tienen un poder desinfectante considerable. Este sistema se basa en la utilización de lámparas que emiten luz ultravioleta que, a una determinada potencia. La frecuencia y potencia de esta luz son capaces de atravesar las paredes celulares destruyendo el ADN de virus, hongos, algas y otros contaminantes de forma casi inmediata.

Los gérmenes patógenos son eliminados a longitudes de onda de 245 a 285 nm. La principal ventaja de este sistema de desinfección por UV es que reduce al mínimo la cantidad de desinfectante que hay que añadir, ya que aunque la mayor parte de desinfección del agua la ha producido el sistema, se debe mantener un aporte de desinfectantes (tipo cloro o bromo) para asegurar la correcta desinfección no solo del agua sino también del vaso (por ejemplo, el contaminante adherido al vaso o entre juntas del gresite eludiría el efecto de la luz UV).

Otra de las alternativas al cloro, en este caso 100% natural, y de la que ya hemos hablado en el blog de POOPLAY, es la electrólisis salina.

 

  • Consulta nuestro artículo sobre la electrólisis salina ➡ http://poolplay.es/electrolisis-salina/