Es una de las alergias más tratadas en esta época del año. Nos apetece darnos un
baño en nuestra piscina, o en piscinas públicas, y nuestra piel reacciona al contacto
con el cloro de la piscina. Como expertos en el sector, desde PoolPlay te contamos
cuáles son los síntomas de la alergia al cloro, cómo puedes prevenirla y algunas
alternativas.

Si cuando sales de la piscina comienzas a notar que los ojos te pican y están rojos,
escozor y quemazón en la piel, molestias en la nariz o en la boca, e incluso, notas
cierta dificultad para respirar, estás en lo cierto, tu cuerpo está teniendo una reacción
alérgica al cloro de la piscina.

No te preocupes que, si los efectos no son muy graves, no tendrás que evitar las
piscinas. Según los efectos que tenga en el organismo, deberás acudir al médico para
que te recete antihistamínicos. Pero si los efectos son leves, para poder controlarlos,
te recomendamos utilizar gafas para el buceo, uso de tapones, incluso de pinzas.

También debes darte una ducha cada vez que salgas del agua y rehidratar tu piel para
que recupere su capa de protección. Algunos expertos también recomiendan, para
antes de entrar en el agua, el uso de vaselina deportiva, que añadirá una capa de
protección para tu piel.

¿Alternativas? Las hay. La cloración salina es una de las novedades que estamos
encontrando, tanto en piscinas públicas como privadas. La mezcla de agua y sal,
terminan con las sustancias contaminantes del agua.
Otra opción es el uso de purificadores de agua que se encargar de deshacer las
bacterias y algas mediante el proceso de electrolisis.