Una piscina es una inversión importante y lo que se desea es utilizarla al máximo. En lugar de únicamente durante el verano, sacarle más partido está al alcance de tu mano y es mucho más sencillo de lo que imaginas.

Así pues, con el objetivo de hacer de la primavera y del otoño también temporadas en las que darse un baño y disfrutar de la piscina, en las próximas líneas te acercaremos una serie de recomendaciones para alargar la temporada de baño como nunca antes lo has hecho.

Climatización

Cuando hablamos de alargar la temporada de baño es necesario hablar de climatización de la piscina. Aunque no es el único inconveniente, sí es cierto que la temperatura del agua es lo que nos suele retrasar el primer chapuzón primaveral, y también lo que nos echa para atrás en cuanto empiezan a caer los días otoñales.

Para elevar la temperatura del agua te proponemos las siguientes soluciones:

  1. Bomba de calor: capta las calorías en el aire y las transmite al agua. Para que funcione es necesario que la temperatura exterior sea superior a los 5º y necesita de entre 2 a 5 días de funcionamiento para que se logre la temperatura deseada.
  2. Intercambiador de calor: aprovechan la caldera de la casa. Permite incrementos de temperatura muy rápidos, logrando la temperatura deseada entre 24 y 48 horas, pero necesitan el sistema de filtrado trabaje de forma ininterrumpida.
  3. Calentador eléctrico: más económico que los dos anteriores. Ideal apra piscinas pequeñas.
  4. Lonas térmicas: cubren la superficie creando una cámara de aire entre el agua de la piscina y el exterior. Así se reduce la transferencia de calor de la piscina al aire.