La bomba de pisicina de velocidad variable no sólo es una novedad en el mercado, también supone una auténtica revolución. Se trata de un tipo de bomba que adapta su velocidad y su consumo a las necesidades de la piscina.

Esa adaptación puede generar importantes ahorros en materia de consumo eléctrico (hasta 900 euros al año dependiendo de la tarifa).

¿Qué consigues con una bomba de velocidad variable?

Lo que se consigue con este tipo de bombas en relación a las convencionales es que no estén funcionando por demasiado tiempo ni por menos del necesario. De esta manera, ahorras energía a la vez que evitas perjudicar la calidad del agua.

Es una bomba de filtración estándar, como las de siempre, sólo que lleva adaptado un variador de frecuencia. Este dispositivo se encarga de controlar la potencia que más conviene en cada momento. Un ajuste que puede suponer hasta un 85% menos de consumo.

El mundo de las piscinas está experimentando una rápida transformación hacia la sostenibilidad y la máxima eficiencia. Nuevos sistemas como éste simplifican el mantenimiento al mismo tiempo que minimizan los gastos.

No te quedes atrás, contacta con nuestros especialistas y empieza a ahorrar en la tarifa eléctrica.