Si en alguna ocasión te has levantado y te has encontrado con la sorpresa de que el agua de la piscina está verde, no desesperes. Sigue leyendo y descubre cuáles son las causas y, sobre todo, cómo erradicar el problema además de prevenirlo.

La primera pregunta que, seguro, nos viene a la mente es, ¿en qué estoy fallando si echo cloro y depuro el agua? Pues ahí está en gran parte la respuesta ya que también es necesario controlar el valor del pH del agua porque, si éste no es correcto, los productos químicos que empleemos para el mantenimiento de la piscina no reaccionarán de la manera correcta. Por ese motivo, siempre has de tener en cuenta que el valor del pH en el agua de la piscina debe oscilar siempre entre los 7.2 y 7.6, ni más ni menos.  Si aun con un ph correcto se ha puesto verde, seguramente estés fallando con el desinfectante (cloro) o las horas de filtración, que  pueden no ser suficientes, es importante recalcular las dosis y tiempos pues estos 3 son los factores principales para mantener bien el agua.

Pero si ya estás en el punto en el que el agua está verde, toma nota porque no es necesario vaciar la piscina. Sigue nuestros consejos porque es posible recuperar el agua de la piscina y que vuelva a ser transparente.

  1. Lo primero que debemos hacer es regular el valor del pH del agua. Para realizar esta operación, utilizaremos un analizador que determinará si debemos añadirle incrementador o minorador para volver a recuperar los valores correctos.
  2. A continuación, con el equipo de filtración parado, añadir granulado para choque o tabletas de cloro rápido. Estas tabletas se diferencian con las de cloro de mantenimiento porque tienen un tamaño más pequeño y se disuelven en el agua de manera efervescente. No obstante, es importe en este punto la diferencia entre tener una piscina de azulejos o gresite y una piscina pintada, liner o poliéster. En el primero de los casos, deberás tirar directamente las pastillas por toda la superficie de la piscina mientras que, en el segundo de los casos, deberás disolverlas antes en un cubo de agua porque si la pastilla toca directamente el fondo o la pared dejará una mancha blanca.
  3. La dosis para el tratamiento de choque con nuestros productos, es de 10 tabletas por cada 10 m3 de agua. Ten en cuenta que es una dosis de choque, mucho mayor a la empleada en cualquier mantenimiento que suele ser de 1 ó 2 tabletas por cada 10m3 de agua. Una vez añadidas, debes esperar a que se disuelvan totalmente.
  4. Pon el equipo de filtración en funcionamiento durante 8- 12 horas para llevar a cabo una buena desinfección teniendo en cuenta lavar el filtro si es necesario.
  5. Si un tratamiento de choque no ha sido suficiente para recuperar la calidad del agua, deberás proceder a un segundo tratamiento incluyendo algún clarificante que te podemos recomendar. Ten en cuenta que se debe realizar un tratamiento por día y que se aconseja que éste se lleve a cabo al atardecer ya que en las horas de más radiación la efectividad no es la misma.
  6. Si percibimos que el suelo o las paredes siguen resbaladizas es porque habrá algas adheridas así que utiliza un cepillo para soltar el alga, existen productos específicos para erradicar las algas existentes y también para prevenir que se formen si en alguna ocasión no hemos quedado sin desinfectante (cloro) en el agua.
  7. Si después de aplicar el tratamiento observas que sigue existiendo una especie de polvo flotando en la piscina es porque, debido a su diminuto tamaño, el filtro no ha podido retenerlo. Para eliminarlo puedes hacer dos cosas: utilizar clarificantes que secuestran las partículas y van a parar al filtro, o floculantes líquidos que harán más grandes las partículas así pesan más y se depositan en el fondo y fácilmente puedes aspirarlas con un limpiafondos manual.

Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles y, ante cualquier situación que no sepas cómo resolver, recuerda que en PoolPlay somos líderes en la venta de accesorios y productos para el mantenimiento de piscinas.