Todavía tienes margen para hacer el invernaje correcto y evitar un sofocón de última hora en verano.

Es posible que con la llegada del otoño dejases demasiado descuidada la piscina. Si es tu caso, aún estás a tiempo de ponerte manos a la obra para tenerla lista para la temporada de baño. Y es que, aunque parezca evidente, lo más importante a la hora de mantener tu piscina en invierno es… ¡no olvidarte de que está ahí!

Mantenimiento periódico

El mantenimiento periódico no cuesta tanto y nos va a permitir evitar problemas comunes como saturación de los filtros o estancamiento del agua. Aquí te traemos algunos consejos para que no se te olvide nada:

  1. Conecta la instalación eléctrica de la piscina una o dos horas cada semana. Esto hará que los equipos lleguen en las mejores condiciones al verano. Si durante el invierno las temperaturas bajan de los 0º, es recomendable también rebajar el nivel del agua unos 5cm para proteger los ‘skimmers y el sistema de filtrado.
  2. No te olvides del cobertor. No sólo evita la acumulación de suciedad, también mejora la protección contra heladas y supone mayor seguridad si hay niños pequeños en la casa.
  3. Asegúrate de que los filtros, compuertas e incluso el fondo de la piscina se encuentran limpios. También el uso de productos como el líquido invernante garantizan una mejor preservación del agua durante la época fría.
  4. Revisa los niveles de PH y de cloración de la piscina.
  5. Consulta con uno de los profesionales de POOLPLAY, ellos saben cómo asesorarte de la mejor manera, y te recomendarán los productos adecuados para el correcto mantenimiento de tu piscina.