La figura del socorrista es la de esa persona cualificada que vela por nuestra seguridad y que nos acompañará durante toda la temporada de piscina. El problema surge cuando la comunidad no se preocupa por la partida de mantenimiento de la piscina. Si únicamente se valora el factor precio, esto hace que al final las empresas de mantenimiento abaraten sus servicios y perjudican a todo el sector de mantenimiento de piscinas.

Para que el trabajo de un socorrista sea eficiente no sólo es importante su labor de vigilancia sino que se tiene que concienciar todo el mundo que asiste a la piscina que hay que disfrutar de la misma con sentido común y responsabilidad.

Principales funciones del socorrista

Las principales funciones del socorrista son: prevenir, vigilar y socorrer. Si se trata de un buen profesional debe asegurar la zona de baño y evitar tener que llegar a la intervención. Los accidentes suelen ocurrir, lamentablemente, y, por eso tenemos que tener la vigilancia activa y en el caso, de que sea necesario intervenir, que sea un socorrista profesional que pueda realizar el rescate con éxito. 

Debe presentar actitud positiva, estar seguro de sí mismo y trasmitir profesionalidad. Tiene que estar alerta y observador en todo momento y tener una predisposición a la hora de actuar. Es importante, sentirle cercano y que te inspire confianza para pedirle ayuda y con cierta flexibilidad pero sin transigir en el incumplimiento de las normas. Una buena forma física (velocidad, resistencia, fuerza, agilidad y conocimientos) y estar constantemente hidratado es también muy importante.