Con el paso del tiempo y el continuo uso de las piscinas, la construcción se puede deteriorar, como es lógico. Esto hace que puedan ser necesarias ciertas reparaciones.

A continuación enumeramos las más frecuentes:

Reparaciones de fugas y grietas

Cuando la piscina pierde volumen sin aparente explicación, lo más seguro es que tenga una fisura en el vaso. Los movimientos de tierra, el frecuente uso, las condiciones meteorológicas, etc. son los responsables.

Filtros obstruidos

Es un problema importante, que además puede poner en peligro el funcionamiento de tu piscina. Generalmente se debe a una falta de mantenimiento de la piscina, que hace que éstos se saturen.  Con una limpieza puede solucionarse en muchos de los casos; otros se complican más y es necesario reparar a fondo el sistema de depuración de la piscina.

Reparar el revestimiento

También puede ocurrir que el paso del tiempo acabe haciendo inevitable reformar la piscina. Si es el caso, no hay nada mejor que revestirla con materiales de calidad que aseguren la perdurabilidad de la misma. También se puede aprovechar para impermeabilizarla y garantizar la durabilidad de la reforma.

En todo caso, si crees que tu piscina necesita actualizarse, no dudes en contactar con POOPLAY, tenemos años de experiencia en la reforma de piscinas en Valencia.